Sobre ceses y nombramientos de personal de libre designación

Sobre ceses y nombramientos de personal de libre designación

Tras la llegada del nuevo Equipo de Gobierno y la toma de posesión de los   primeros cargos de relevancia en puestos directivos del Ayuntamiento,   acompañados de los correspondientes ceses, y después de una pausa   presumiblemente motivada por las vacaciones, ha comenzado a producirse,   esta vez con un calado mucho más importante, el relevo en numerosos puestos   de directores y subdirectores generales. Estos cambios preceden a otros que   se producirán en puestos de rango inferior, igualmente de libre designación.

Para los funcionarios de carrera del Ayuntamiento de Madrid esta nueva fase de nombramientos y ceses es, posiblemente, el “momento de la verdad” del   Equipo de Gobierno de “Ahora Madrid”, ya que en sus manos está terminar con   la situación creada por las decisiones arbitrarias, equivocadas e injustas de los   anteriores gobiernos municipales, de sobra conocidas puesto que ha sido el propio Concejal del Área de Gobierno de Economía y Hacienda quien, entre   otros, las ha aireado en los medios de comunicación.

Hay muchas esperanzas en que, por fin, la ciudad de Madrid tenga una   administración verdaderamente profesional e independiente, tal y como   reclama la inmensa mayoría de los ciudadanos. El nuevo Equipo de Gobierno   ha asumido unos compromisos que no puede defraudar y ha hecho unas   promesas que está obligado a cumplir, aceptando el reto de ser juzgado por   ello con un alto nivel de exigencia.

Es por eso que no se entiende que los responsables políticos municipales   parezcan ajenos o indiferentes a la forma en la que se está acometiendo la   tarea de renovar los niveles más altos de la administración municipal y aparenten no preocuparse en absoluto de cómo y a quien se está cesando y a   quien se está nombrando. Sobre todo, parecen ignorar cómo se están seleccionando a los funcionarios y funcionarias a quienes con el más absoluto   secretismo se están ofreciendo todo tipo de puestos sin cumplir otro requisito   que pertenecer a un selecto grupo de “elegidos”, no se sabe muy bien por   quién. Aunque en muchos casos, se sabe perfectamente, puesto que al menos   una parte de esos “elegidos” son personas de confianza y/o antiguos alumnos   de otros funcionarios que acaso gozan de las preferencias del Equipo de Gobierno o de alguno de sus miembros. En todo caso, lo que importa es que   una vez más, y con la misma arbitrariedad del anterior equipo de gobierno, las posibilidades de optar a determinados puestos de trabajo, sin otro respaldo que la propia trayectoria como funcionario y un curriculum profesional competitivo, se desvanecen ante el incomprensible poder otorgado a ciertos “mandarines” que deciden quienes van a ocupar determinados puestos y quienes, que es lo   peor, forman parte del colectivo de condenados a seguir como están por no   gozar de la confianza personal del que decide. ¿De verdad el equipo de   gobierno quiere hacerse cargo de las consecuencias de esta forma de   seleccionar a los responsables de los servicios municipales?

Se dijo que se nos devolvería a los funcionarios del Ayuntamiento de Madrid la   confianza para que fuéramos nosotros los llamados a ocupar los puestos para   los que opositamos. Sin embargo, aun quedan inexplicables excepciones a ese   compromiso. Se ha proclamado que la transparencia es un principio que regirá   en toda la gestión municipal, pero no tenemos ni idea de cómo se está   seleccionando a los funcionarios a los que se nombra, o se anuncia que se va   a nombrar, en las secretarías generales técnicas, direcciones generales,   gerencias de distrito y subdirecciones generales. Si se pretende aplicar los   principios de mérito y capacidad para la selección de los funcionarios llamados   a ocupar estos puestos, lo suyo sería que, por lo menos, se indicase de uestos se trata, se invitase a presentar currículos o se llevaran a cabo   entrevistas, pero muy poco de eso está ocurriendo. No se está permitiendo que   ningún funcionario pueda ofrecerse para ocupar puesto alguno acreditando su   solvencia, porque una mano misteriosa ya ha decidido quienes son los   escogidos. La transparencia, tan proclamada como un principio rector de la   acción de gobierno municipal, ha quedado totalmente abolida para la selección   de directivos y funcionarios. Si no tienes la suerte de que alguien con influencia   te recomiende, tu posible candidatura a ocupar un determinado puesto no solo   será considerada sino que ni siquiera tendrá posibilidad de ser conocida.   Funcionarios con larga trayectoria de servicio y reconocido prestigio son   preteridos sin ninguna explicación en beneficio de otros sin una experiencia o   solvencia ni siquiera parecidas.

Exactamente igual que antes.

Creemos que desde el Equipo de Gobierno no se tiene un conocimiento   preciso de lo que está ocurriendo y es por eso que la Asociación de   Funcionarios de Carrera le anima respetuosamente que ejerza sus   responsabilidades en los procesos de selección de directivos y funcionarios,   impidiendo que se produzcan las situaciones que hemos descrito, que en   absoluto son inventadas. Estamos seguros de que no se va a permitir que se   malogren tan pronto las esperanzas puestas por el colectivo de funcionarios en   que este nuevo periodo sea el de la administración municipal honesta, eficiente   y profesional que merecen los ciudadanos a los que servimos.

Posted in Actividad Asociación, Documentos, Informes Asociacion.